Juan, Director de Fotografía
"Desde que leí el guión y después de las conversaciones preliminares con Augusto Tamayo, el entusiasmo me motivó de muchas maneras. Al margen de lo que significa el quehacer cinematográfico en sí mismo, que ya es toda una gran ilusión, pensar en realizar un proyecto cinematográfico de época fue un reto maravilloso.
Augusto Tamayo y Juan Durán coordinando una escena
El hecho de planear la fotografía es un trabajo con el que me sentí totalmente comprometido por la creatividad que hubo que desplegarse. Es una labor profunda que pienso que se realizó con efectividad pues se usaron filtros correctores de color para las baterías de luz de vela o fuego.

La escenografía contribuyó muchísimo con el trabajo de fotografía pues, no sólo fue bien lograda, sino que permitió los movimientos de cámara y planos que eran necesarios para el director y esto vale la pena resaltar porque a pesar de muchas limitaciones materials, se logró muy buen nivel de diseño artístico, el cual contribuyó con el resultado final de espacios adecuados para presentar escenas de gran naturalidad. Siempre aprecié la fuerza y tenacidad en los comprometidos con "El Bien Esquivo" que, careciendo de grandes equipos e inmensos recursos, lograron hacer realidad esta lusión. ¡No se necesita un Fórmula I para ganar la carrera!".

Juan Durán