Sonido

 

   
Habitualmente la banda "sonoro-musical" se inicia una vez filmada y editada la película. Pero Guillermo Palacios y Víctor Villavisencio la están creando paralelamente al rodaje de la película. Se nutren de la filmación misma y, basados en un trabajo de mesa con Augusto Tamayo, transforman los sentimientos de los personajes de cada escena en frases sonoro- musicales. Estas grabaciones son escuchadas inmediatamente por el director y los mismos actores, que a su vez se nutren y manifiestan sus impresiones.
Registrando sonidos ambientales
 
   

LA BANDA SONORA

La ciudad de Lima en el Siglo XVII era habitada por no más de 12000 familias entre españoles indios y mestizos. La reconstrucción visual de la ciudad virreynal, y de sus alrededores, requería también de una correspondiente ambientación sonora que nos hiciese sentir ubicados en la Capital de la España Colonial. El rodaje de "El Bien Esquivo" se realizó en la bulliciosa Lima del nuevo milenio. Los rincones coloniales se han rescatado en toda su pureza visual, pero la contaminación del ruido ambiental impidió en muchos casos que el sonido directo pueda ser utilizado en el film. El trabajo de reconstrucción sonora ha sido impecable. Para reemplazar los sonidos directos que estuvieron contaminados de "modernidad", se ha recurrido, más que ha la técnica de doblaje en estudio (foley), a la recreación de los ruidos en lugares silenciosos y acústicamente semejantes a los que nos muestra la imagen. Pero la Banda Sonoro Musical de "El Bien Esquivo" no sólo nos transporta al siglo XVII, sino que complementa el sentido dramático de la historia. El sonido y la música se fusionan y aportan en una misma dirección para que el espíritu de los personajes se manifieste contundente, con toda su fuerza. El sonar de las antorchas (fuego), el viento en una Huaca en medio del desierto (aire), el rumor del mar no muy lejano (agua), y la tierra escarbada violentamente por los saqueadores, son los componentes de la atmósfera sonora que envuelve a las voces y gritos de los atribulados aventureros, en la densa noche de la primera escena. Los sentimientos y pasiones de los personajes se expresan en acordes sinfónicos, que forman un todo con los cuatro elementos de la naturaleza que componen la base sonora.

 

LOS RESPONSABLES

El director de sonido Guillermo Palacios tiene amplia experiencia en cine de ficción y Documental. Ha sonorizado más de 15 largometrajes peruanos y coproducciones internacionales, así como documentales para el National Geographic, BBC de Londres, TV Española, American film Board de Canadá, y las cadenas ZDF y NDR de Alemania. Como músico y compositor, Víctor Villavisencio ha realizado importantes trabajos en el campo de la publicidad, en grupos de Rock, en cine documental ("Candamo") y en cine de ficción de cortometraje. Desde hace un año forma parte del equipo de Perfo Studio con Guillermo Palacios. Ellos consideran la banda sonoro-musical de "El Bien Esquivo" como el trabajo más importante e interesante que han realizado en sus carreras profesionales. Ricardo Vidal, realizador de cortometrajes, es el asistente de sonido, tanto en el rodaje como en la post producción de "El Bien Esquivo".

 
 
Guillermo Palacios, reconocido sonidista de filmes nacionales e internacionales, y Victor Villavisen-cio, han sumado esfuerzos y talentos en el diseño y grabación de la banda sonoro-musical de "El Bien Esquivo".